One fine weekend: Puebla

on febrero 6, 2015

Puebla 4De vez en cuando es bueno regresar a ciertos lugares para verlos bajo una nueva perspectiva o con otros ojos. Como a un amigo al cual no vemos tiempo atrás, es un placer volver a una ciudad conocida esperando vivir nuevas experiencias. O a veces sólo necesitas un pretexto para salir de tu cotidianidad y ampliar tus horizontes. A veces sólo necesitas distraerte. Como si en realidad fuese necesario algún pretexto…

Cuando me invitaron a pasar el fin de semana en Puebla no lo pensé dos veces. A decir verdad, lo que más me motivaba era darme una vuelta nuevamente por el Callejón de los Sapos, tenía un par de años desde la última vez que lo visité. La primera vez que fui lo hice con un amigo italiano que buscaba antigüedades para decorar su casa; mi gusto por el arte y su bagaje cultural de la vieja Europa probaron ser una excelente mancuerna, ni qué decir lo que aprendí a su lado en el transcurso de nuestro antiques hunting.

Pero el viejo Callejón de los Sapos sigue inmutable: la verdad es que en medio de algunos triques y de cosas que quieren hacerle pasar a una como antigüedades, se pueden encontrar pequeños tesoros. En realidad depende de lo que estés buscando, si te interesa lo kitsch ahí te darás vida con los juguetes y figurillas que vas viendo de un puesto a otro; pero si lo que buscas es mobiliario antiguo, las pequeñas tiendas de anticuario situadas antes de llegar a la plaza te pueden ofrecer desde sillas Thonet y cunas del ahora-tan-de-moda latón hasta armarios y roperos del siglo pasado.

Puebla Collage 2

O como yo en esta ocasión, que no traía nada en mente y encontré un par de cosas con las que se me ocurrieron proyectos para decorar (les comparto las ideas al final). Obviamente te recomiendo que si vas buscando un mueble antiguo y estás dispuesto a hacer tal inversión, primero trata de documentarte un poco respecto a estilos, tipos de madera y sus cuidados, además para saber distinguir entre una copia y un original. Pero no te preocupes, no se trata de hipotecar tu casa por una antigüedad pero si de saber lo que estás pagando y de estar seguro de obtener lo que buscas, aparte de estar consciente del mantenimiento que deberás llevar a cabo (suena un poco complicado pero espera en próximos posts una guía básica para hacerlo).

Puebla Collage 7

Imagen: Interior del hotel boutique Mesón Sacristía de la Compañía donde se pueden adquirir las antigüedades que decoran sus espacios (izquierda y centro), interior de otra de las tiendas de anticuario que hay en la misma calle.

Otro de los placeres de volver a visitar un lugar ya conocido es el de descubrir nuevos establecimientos y la manera en que ha evolucionado dicho lugar. Aunque el Centro Histórico de Puebla no pueda variar mucho en sus exteriores, hay que adentrarse en los interiores de los edificios para encontrar nuevos hoteles, restaurantes y bares. Caminando rumbo al callejón, nos aventuramos a entrar en un edificio del siglo XVII para descubrir dentro un hermoso elevador estilo Art Nouveau además de un bar en la terraza con vistas hacia la Catedral.

Puebla Collage 5

Puebla Collage 6

Imágenes: Recibidor, elevador y terraza del hotel boutique Puebla de Antaño e interior de su restaurante La Casa de los Espejos.

También caminando por el centro encontramos un restaurante en el interior de una casona restaurada que alberga aparte un museo (cuya muestra incluye los restos humanos más antiguos hallados en la ciudad) además de un club de jazz y una galería de arte (imágenes slider).

Aunque fue una visita exprés, ésta estuvo llena de experiencias que seguramente influirán en mi. Todo lo que vi, olí, toqué y escuché servirán de inspiración para nuevos proyectos. Por lo pronto, los invito a darse escapadas como ésta los fines de semana y re-descubrir aquellos lugares que daban por sentado, en el afán de conocer, aprender y disfrutar :)

Puebla Collage 8

Imagen: Diversos objetos decorativos en la plazuela del Callejón de los Sapos (derecha), en otro puesto vendían aretes viejos (izquierda). Tip: con ellos puedes decorar simples pantallas de lámparas, sólo busca una (obvio, que no haya costado mucho), perfórala para que los aretes se sostengan y arma un arreglo combinando distintos tipos. También en la plazuela encontrarás libros viejos de pasta dura con cubiertas grabadas, puedes usar éstos para hacer una composición como la pared del hotel Max Brown Ámsterdam que te mostré en el post de Patchwork. Hablando de esta técnica, la he aplicado también a mis muebles de ratán cuya cubierta de vidrio permite mostrar el patchwork que hice con postales antiguas adquiridas también ahí 😉

Slider: Imágenes del restaurante-museo-galería La Casa del Mendrugo.

rúbrica


Post a new comment