Estilo global

on junio 3, 2015

Había llegado un sábado a París proveniente de Berlín para pasar el fin de semana con mi amiga francesa y su familia. Tenía poco tiempo para recorrer la ciudad antes de seguir mi viaje, y entre los planes estaba una cena en su departamento con su grupo de amigos. Así que tan pronto dejamos mis maletas, nos encaminamos a comprar todo lo necesario para la reunión en lo que nos poníamos al día con las novedades en la vida de cada quien.

Mi amiga vive en la periferia de París, en los plenos suburbios, por lo que tuve la oportunidad de ser testigo de la vida cotidiana de allá poniendo de lado el glamour y el aura de romance que han hecho famosa a la ciudad. Fuimos a un centro comercial en donde aprovechamos a tomarnos un café y un postre en la Brioche Dorée. Después nos dirigimos por el pan, el queso y demás. Recuerdo que aún andaba desorientada por la desmañanada y el viaje cuando nos detuvimos en una calle. El marido de mi amiga (que no hablaba inglés ni español) me hizo señas para que me bajara con él. “Dice que si lo acompañas por los baguettes…” “¿Eehh?” pensé. “¿Pues qué tiene de especial comprar unos baguettes en una panadería de barrio?” ¡Qué asombrada quedé al ver lo que era “una panadería de barrio”! Para empezar, el interior era como una pequeña boutique especializada en el arte de hacer pan…mostradores de madera tallada, un look de principios del siglo pasado, el pan envuelto en un papel muy fino estampado con dibujos clásicos…ahora entendía por qué tanto afán de mi amiga y su marido para que lo acompañase a comprar el pan…

Y lo mismo fue en la charcuterie, en la tienda de los quesos…¡qué estilo tienen los franceses para todo, hasta para los más pequeños detalles! En aquel momento comprendí por qué es tan famoso el estilo francés, exquisito, elegante y delicado, lejos de las zonas turísticas y en el corazón de la vida cotidiana de su gente.

Durante mi viaje, tuve el chance de conocer de cerca el día a día de las personas en Alemania o en Holanda, y en aquellos lugares no vi nada parecido con lo que pude presenciar en Francia. Obviamente me falta mucho por conocer e ignoro si en otros países europeos tengan un estilo similar al de los franceses, pero pude sentir de inmediato que aquello era algo único y especial. Aunque no sea algo en lo que reparemos a diario, lo cierto es que hay un cierto “saber vivir” que es inherente a cada nacionalidad, a cada región, a cada uno de nosotros. Y todo ello se traduce de manera irremediable a la estética predominante en la escena del diseño de cada país.

estilo global 5

Imagen: Gorki Apartments, Berlín.

Me disgustan bastante los estereotipos pero reconozco que todos tienen un origen, una verdad en la cual se apoyan. Y si, es muy cierto que los franceses son elegantes y de gustos refinados, que los holandeses son prácticos, que los mexicanos amamos el color. Aunque vivimos una época donde (en apariencia y para ciertas cosas) las fronteras entre los países cada vez son menos marcadas, lo cierto es que dentro de lo global co-existe lo local, aquello que distingue a cada nación, a cada región, a cada cultura. Y la realidad es que aunque estemos ante una pieza de diseño de la cual desconozcamos su origen, aún se puede distinguir el background cultural del cual proviene, el origen del diseñador que está detrás de ella.

Festejemos pues, esta diversidad de estilos, nutrámonos de diseño global. Como dice Karim Rashid, es Globalove! Te invito a apreciar y a adoptar cada uno de ellos, a saber distinguirlos. Ninguno es mejor o peor que el otro, cada uno tiene una larga historia, un por qué. Por ejemplo, ahora que estoy leyendo un libro sobre la historia de Ámsterdam y cómo el liberalismo surgió en esta ciudad, entiendo mucho mejor el sentido práctico del holandés, aquella estética que aún se puede apreciar en compañías como Droog. Nuestro amor por el color también debe tener alguna raíz histórica, la cual aún desconozco aunque se ha descubierto que los interiores de la pirámides de nuestras civilizaciones prehispánicas estaban llenos de colores. Y si nos atrevemos a indagar más en cada cultura, encontraremos las bases en las cuales se sustenta tanto el estilo de vida como la estética de cada una. Al fin y al cabo, al conocerlas y apreciarlas podrás tomar prestados los elementos que funcionen para tu propio hogar y para tu propio estilo, así provenga del otro lado del mundo 😉

Estilo Global Collage 1

Imagen: A la izquierda, un interior con un estilo inglés típico y una versión más moderna del mismo a la derecha.

Estilo Global Collage 3

Imagen: Hoteles que recrean el estilo del lugar donde se encuentran, resaltando aquellos elementos que conocemos de las culturas a las cuales pertenecen. De izquierda a derecha, habitación en Palacio Pinello (Sevilla), en la Hacienda Uayamon (Yucatán) y en el hotel San Giorgio (Mykonos).

Estilo Global Collage 4

Imagen: Ejemplos de hoteles en los mismos países pero que sutilmente dejan entrever su estética cultural. En sentido del reloj y comenzando por la esquina superior izquierda, detalle del restaurante del New Hotel en Atenas (diseñado por los hermanos Campana de Brasil), interior del restaurante El Imparcial en Madrid, habitación del hotel La Valise en la Ciudad de México.

Estilo Global Collage 2

Dos estilos de Nueva York: The Apartment por The Line, habitación diseñada por Tamara Magel.

Estilo Global Collage 5

Ejemplos de diseño escandinavo: uno más obvio que el otro, a la izquierda un departamento en Copenhage y otro en Estocolmo a la derecha.

rúbrica


Post a new comment