Let’s go party!

on septiembre 10, 2015

party 6¡Esta semana es mi cumpleaños! (si, aún me emociona hacerme más vintage 😛 ) y como estaré de manteles largos para celebrar mis 34 años, pensé que sería una buena oportunidad para compartir tips e ideas sobre como decorar una fiesta.

Aunque hay similitudes en el proceso de diseño de interiores y en el de decoración de una fiesta, ciertamente existen cosas que se aplican de manera diferente. Por ejemplo, si algo no me encanta es la decoración “temática” en un hogar (por ejemplo, cabeceras hechas con discos de vinilo si se trata de una habitación con un tema tipo rock’n roll) pero en el caso de una fiesta, entre más temática ¡mejor!

El primer paso es, pues, planear. Y la planificación depende del lugar donde se llevará a cabo el evento. Es importante saber qué paredes se pueden utilizar, cuánto miden, si es posible colgar cosas del techo, etc. De no hacer esto, corremos el riesgo de comprar o realizar decoraciones que no se ajusten al tamaño del lugar y que (en el peor de los casos) no se puedan utilizar, con el correspondiente desperdicio de tiempo y dinero.

También es primordial saber qué actividades se realizarán durante la fiesta. ¿Se conversará, habrá baile, se llevarán a cabo juegos? La decoración deberá contemplar dejar espacio para todas las actividades además de complementarse con éstas y viceversa.

Lo segundo es la elección del tema. Una vez que te hayas decidido por “Jardín Parisino” o “Las Vegas” o “Playa en el Caribe”, te recomiendo abrir una carpeta en tu computadora o un tablero en Pinterest donde guardes imágenes de ese tema. Y aquí mi consejo es que no recolectes primero fotos de ideas decorativas que seguramente encontrarás tanto en Pinterest como en los miles de sitios DYI (do it yourself o hazlo tu mismo). Es cierto que existen montones de ideas creativas en internet pero el riesgo de esto es caer en cosas que están súper vistas y que no aportan nada nuevo. La cuestión es ser original en el sentido que sea TU idea y que lo sientas como creación tuya. Ahora bien, si no te importa sacar ideas que han sido copiadas en veinte mil fiestas, entonces te recomiendo que dejes de leer. Porque lo que quiero enseñarte es a hacer algo que no sólo les encante a ti y a tus invitados, sino que tengas el orgullo de haberlo ideado tu mism@.

Bueno, entonces lo que te recomiendo es guardar primero imágenes de cosas relacionadas con el tema elegido. Por ejemplo, para la decoración que me encargaron de una despedida de soltera, el tema fue Coachella. Abrí un tablero en Pinterest el cual fui llenando de imágenes del festival, de la gente que acude, de California, de hippies, etc., en lugar de guardar fotos de decoraciones o manualidades ya inventadas por otros. Esto también me permitió ver el común denominador que define el estilo Coachella: boho-hippie chic, neón, estilo californiano easy-going. ¡Y a partir de aquí me surgieron montones de ideas!

party 5

Otra manera de encontrar inspiración es visitando las mercerías y las tiendas especializadas en material para manualidades, me ha pasado varias veces que al ver un tipo de listón o una tela se me ocurre algo, te aseguro ¡no falla!

El tercer paso es la organización. ¿Cuáles son las cosas que vas a decorar? ¿Paredes, mesas, mesa de dulces, sillas? A partir de aquí, puedes dividir el trabajo en decoraciones para las paredes, para colgar del techo, centros de mesa, vajillas, el respaldo de las sillas, party favors, etc. y hacer una lista de las cosas a realizar. Para la despedida de soltera, hice bolsas de papel kraft con pulseras de colores y las bandas estilo hippie para el cabello, para entregar a cada invitada como party favor y también para que se pongan en sintonía con el tema de la celebración. Por otro lado, para las mesas realicé piñas pintadas en colores neón mientras que en las paredes hice flores de tamaño grande que irán acompañadas de un mural con el atardecer californiano, las siluetas de las palmeras y la rueda de la fortuna que es característica de Coachella.

Party Collage 1

Establece un presupuesto y plazo. Si cuentas con mucho tiempo de anticipación, podrás organizarte para comprar el material y hacer las decoraciones (en caso de que lo hagas tu mism@). Lo ideal es que antes de hacer esto ya tengas una lista de las ideas que vas a realizar para así no dar miles de vueltas a las tiendas en busca del material que necesitas usar. Por supuesto, si tu presupuesto es limitado, siempre puedes echar mano de tu habilidad para las manualidades o la de algún conocid@ para hacerlas. Por ejemplo, tanto las flores como las piñas me costaron sólo lo que gasté en pintura en aerosol, lo demás (periódico, papel, harina, agua, resistol) fue reciclado o con un costo mínimo. Sin embargo, si lo que no tienes en abundancia es el tiempo, entonces deberás considerar comprar cosas ya hechas que no tengas que modificar para así nada más hacer el montaje el día del evento.

party 4

Procura que todo tenga alguna relación con el tema. No sólo la decoración entra en este punto, sino también la comida. Si el tema que elegiste es playero, no servirías chocolate caliente y galletas a tus invitados, sino piñas coladas, mojitos y ceviche. Para un baby shower que hice con el tema de “Jardín Parisino” serví madeleines y financiers a las invitadas. Si no vas a estar a cargo de la comida, trata de ponerte de acuerdo con quien lo esté para brindar la experiencia completa a tus invitados. Por otro lado, no olvides incluir del mismo modo música de acuerdo al motivo; no te preocupes, no toda la música del evento deberá ser del mismo estilo pero si es bueno incluir de entrada algunas canciones que ayude a los invitados a “entrar en ambiente”: volviendo al ejemplo del baby shower Parisino, la música del álbum French Café de Putumayo ¡fue una elección muy acertada!

party 1

Y el último consejo es…de nuevo, planeación. Ser autodidacta (¡y novata!) en cualquier disciplina implica aprender a punta de golpe y porrazo y de este modo aprendí cosas que seguramente si me lee una wedding planner se reirá de mi a carcajadas: no sólo se debe planear la decoración de la fiesta, ¡también hay que planear el montaje! y ésta es una lección que aprendí con las primeras fiestas que decoré. Te lo juro, a menos que seas amante de las emociones fuertes (que al final yo creo que ni ellos), el no hacer esto provocará que termines no sólo exhaust@, sino casi al borde de un ataque cardíaco. TODO y créeme, todo puede pasar el mero día del evento.

Volviendo al ejemplo del baby shower Parisino (del cual, además, yo era anfitriona) por no hacer este paso v-i-t-a-l terminé sintiendo una joroba de estrés que sería la envidia de Cuasimodo y, dicho sea de paso. no pude disfrutar de la fiesta como me hubiera gustado. Por no planear esto, a duras penas terminé de montar todo poco antes de que llegaran las primeras invitadas (que nunca falta la súper-hiper-mega puntual) y ¡oh grave error! me había desentendido por completo de la comida. Menos mal tuve ayuda, porque entre el conseguir sillas porque el fulano a quien se las había encargado se desapareció a la mera hora y el terminar de acomodar todo, seguramente las invitadas hubieran quedado hambrientas esperando a que terminara de hacer los baguettes. Gracias a Dios también que mi amiga estaba súper feliz con su fiesta (París es su ciudad favorita) por lo que no se fijó en los pequeños detalles que a mi me tenían histérica por no haber salido como lo había imaginado. ¿Ahora ves la importancia de la planeación? Told ya!

Mañana es mi cumpleaños. Otra vuelta más al sol. Por primera vez en mi vida, no hice planes sobre como festejarlo hasta hace apenas un par de días (lo admito, soy de las que un mes antes ya anda pensando qué hacer) pero también es la primera vez en que me encuentro feliz trabajando en mis proyectos como con The Inner Interiorista. Así que no me importa no haber planeado una celebración como acostumbro, porque en esta ocasión, no sólo estaré acompañada por mis seres queridos sino también por ti que me lees. ¡Gracias por este regalo! :)

rúbrica


Post a new comment