Eco deco

on octubre 1, 2014

El cuidado del planeta dejó de ser una tendencia desde hace mucho y, desafortunadamente, se va convirtiendo en una necesidad. Cada vez los consumidores nos volvemos más conscientes de las consecuencias que generan nuestras compras para el mundo en el que vivimos y no sólo respecto a la comida que consumimos, sino también en otros aspectos menos obvios como la ropa o lo que adquirimos para nuestros hogares.

¿Han escuchado o leído alguna vez acerca del término “huella de carbono”? Para los que no, esto se refiere al impacto directo o indirecto que nuestras acciones significan para el equilibrio ecológico del planeta, de acuerdo a la cantidad de emisiones de Dióxido de Carbono (CO2) que éstas generan. Para aterrizarlo mejor: imaginen que necesitamos una mesa para el comedor, ya que la que tenemos de madera sufrió un ataque de termitas. Y frente a nosotros existen tres escenarios:

a) Buscando por internet, encontramos una en el website de una compañía en España, cuyo precio incluye el envío hasta México o,

b) después de mucho buscar en varias tiendas, encontramos la mesa ideal en una de las mueblerías de nuestra ciudad o,

c) mandamos a fumigar la mesa que tenemos con la esperanza de que pueda tener salvación o de reutilizar las partes que no se dañaron en la creación de una nueva.

No es fácil calcular cuál de las tres opciones tiene el menor impacto puesto que necesitamos saber el origen de la mesa en cuestión (un poco más complicado en la opción b) y saber cuánto CO2 emiten los medios de transporte empleados para hacernos llegar la mesa en la opciones a) y b) o lo que contaminan los químicos usados en el proceso de fumigación. Pero usando el sentido común, si investigamos que la mesa de la opción b) se importa desde la India (siendo lo más factible que se haga vía marítima) y si el envío desde el almacén en España de la opción a) se hace por avión pero se fabrica en China, es obvio que sumando el transporte desde su fabricación en China hasta España y de ahí a México, la opción a) sería la más dañina para el medio ambiente.

La necesidad siempre ha sido la madre de todas las invenciones y no es la primera vez que el diseño tiene un papel relevante cuando ésta se presenta. En otras épocas, por ejemplo en los periodos de post-guerra, la escasez de recursos generaron que se diseñaran muebles o se inventaran técnicas para hacer de los hogares lo mejor que se podía con lo que había disponible; hoy son las crisis económicas y el problema cada vez más preocupante del medio ambiente lo que ha hecho que los diseñadores, los fabricantes y la industria en general piensen en soluciones con poco o ningún impacto ambiental.

Hoy los quiero invitar a reflexionar y, sobretodo, a tomar acciones para eficientar nuestra vida diaria ecológicamente hablando y desde la perspectiva de la decoración de interiores. Como mencionaba al inicio, la ecología dejó de ser una moda para convertirse en el modo en el cual vivimos y cada vez más y más lo veremos reflejado en nuestros hogares.

Dicho esto, a continuación les presento imágenes de propuestas de distintos diseñadores que han abordado esta cuestión, más allá del típico pallet de madera que puede ser reutilizado en varias maneras,

eco deco 1

Imagen: Sushi chair por Fernando y Humberto Campana, mejor conocidos como los Campana brothers. La silla está hecha con tiras de plásticos de colores y refuerzos de alfombras, los cuales se enrollaron fuertemente y se amoldaron en el marco de ésta.

eco deco 2

Imagen: Colección Madam Rubens de Frank Willems. Hecho a partir de colchones desechados, los cuales son atados a bancos, mesas o sillas para después ser cubiertos con espuma impermeable y finalmente ser pintados.

eco deco 3

Imagen: The One Day Paper Waste Collection por Jens Praet, a partir del desperdicio de papeles de oficina, mezclado con resina y comprimido en moldes para dar forma a los distintos tipos de muebles que hay en la colección.

eco deco 4

Imagen: Chiquita Chandelier por Anneke Jakobs hecha con recortes provenientes de las cajas de cartón que transportan los plátanos de la marca Chiquita. Inclusive en su website nos ofrece las instrucciones para hacerlo: http://annekejakobs.nl/project/chiquita-chandelier

Poco a poco les iré presentando ideas, diseños, etc. para hacer uso de las cosas que hay a nuestro alcance y para ayudar a reducir nuestro impacto al medio ambiente, hay miles y miles de propuestas y verán que aplicar el Eco Deco es mucho más fácil y cool de lo que se puedan imaginar. Por lo pronto, les dejo el link de un website para calcular la huella de carbono de nuestras actividades cotidianas:

http://www.carbonfootprint.com/calculator.aspx

Slider: candelabro Porca Miseria! de Ingo Maurer en Waddesdon Manor (Inglaterra), War Bowl de Dominic Wilcox, alfombra hecha de desechos de la industria textil por Studio Brieditis & Evans.

rúbrica


Post a new comment